Astilleros de San Juan

Industrias

Astilleros de San Juan

Avilés - Gozón

La actividad portuaria de Avilés, concentrada históricamente en la margen derecha de la ría, se verá desplazada hacia la margen contraria con la explotación de la nueva dársena de San Juan de Nieva desde la década de 1890. El fondeadero de San Juan, es dedicado a partir de entonces a la construcción de diques secos, varaderos y careneros.

En el año 1897 inicia su actividad en el fondeadero de San Juan un pequeño astillero de ribera de carácter familiar. Propiedad de los hermanos Antonio y Aniceto Fernández Hevia, se orienta hacia la construcción y reparación de embarcaciones de madera y de reducido tonelaje. La goleta “Javier” es la primera obra mayor que produce, apenas inaugurado el siglo XX.

A medida que avanza la centuria el astillero evoluciona hacia una estructura empresarial más compleja y va ampliando y modernizando sus instalaciones, con la construcción de carros-varaderos, gradas, parrillas, talleres y otras dotaciones complementarias. Paralelamente, se instalan en el fondeadero otras empresas dedicadas a la construcción naval y a la reparación de buques, como las sociedades Fernández y Álvarez, Morán Quirós y Co. o Iglesias y Martínez. Buena parte de los terrenos ocupados por estos astilleros quedarán en manos de ENSIDESA y de ENDASA.

En 1974 la titularidad de las concesiones del antiguo establecimiento de Fernández Hevia recae en Astilleros Ojeda y Aniceto, S. A., que dirige su producción a la construcción de pesqueros y buques multifunción. Con la liquidación de la sociedad, se constituye la firma Astilleros Ría de Avilés, S. L., en 1992. Dedicada a la construcción de embarcaciones con casco de acero, la empresa promueve un nuevo espacio productivo, con talleres de calderería, soldadura y mecanización, cuyo funcionamiento se mantiene en la actualidad.

Como testimonio de la actividad de los antiguos astilleros se conserva una nave destinada a taller de carpintería. Tras barajar diversos proyectos encaminados a su reutilización – como la ubicación de una escuela de vela o un espacio de restauración - la propuesta llevada a término, con carácter reciente, ha sido su reconversión en Centro de interpretación del Puerto de Avilés, siguiendo el proyecto de los arquitectos Rogelio Ruiz y Macario Astorga. Como resultado de la actuación, los antiguos portones de acceso para materiales que perforaban los muros laterales de la nave se han transformado en ventanales proyectados sobre la ría, los muelles y el poblado de San Juan.

Interior del antiguo astillero

Muelles de San Juan desde sala expositiva

Antiguos astilleros Ojeda y Aniceto