Fábrica de Armas

Industria

Fábrica de Armas

Oviedo

Taller de Cañones

Constituida por Real Orden del 24 de abril de 1794, la fábrica se dispone en los terrenos del monasterio desamortizado de Santa María de la Vega a partir del año 1857.

Con anterioridad a esta fecha la discontinua producción se había fundado en el trabajo desarrollado, bajo la dirección del Cuerpo de Artillería, por maestros armeros en sus domicilios. Los trabajadores entregaban las piezas fabricadas para su examen y prueba en la Casa-Fábrica situada en el Palacio del Duque del Parque – Palacio del Marqués de San Feliz – en el que se localizaban los almacenes de materias primas y de producto acabado, oficinas y sala de reconocimiento. La decisión de centralizar las labores productivas en una única instalación industrial determinó el emplazamiento de la factoría en el que, hasta otoño de 2012, fue su definitivo asentamiento.

Ocupando una superficie ligeramente superior a los 120.000 metros cuadrados en la que se disponen, cuidadosamente trazados, viales y arbolado, en la fábrica se acomoda un conjunto de edificios erigidos a largo de la segunda mitad del siglo XIX y hasta bien avanzada la pasada centuria. Se combinan en ellos diferentes estructuras y soluciones constructivas que ilustran la evolución tecnológica y productiva experimentada por el complejo a lo largo de su historia así como las sucesivas remodelaciones y transformaciones llevadas a cabo.

La entrada a la planta se lleva a cabo a través de un edificio abaluartado con coronamiento de almenas, de porte militar, que albergaba los servicios administrativos. A partir de este se dispone una amplia calle central, flanqueada por los principales talleres, a la que afluyen avenidas transversales. Los inmuebles más recientes datan de comienzos de la década de 1940 y entre ellos sobresale el Taller de Cañones, proyectado por el ingeniero Ildefonso Sánchez del Río.

En lo que concierne a la vertiente social, la fábrica no promovió espacios de habitación para sus operarios hasta entrado el siglo XX, contando únicamente con pabellones para la jefatura. En 1921 la cooperativa de Maestros Armeros promovía, al amparo de la Ley de Casas Baratas, la Colonia de San Feliz, proyectada por el arquitecto Julio Galán Carvajal, a la que siguieron otras promociones posteriores.

Edificios de Servicios Administrativos

Nave del Taller de Cañones

Colonia San Feliz