Pozo María Luisa

Pozo María Luisa

Ciaño, Langreo

El Pozo María Luisa, profundizado a comienzos de la década de 1940 tiene aspectos identitarios de las minas de la Duro, como son un gran edificio que asume varias funciones productivas y administrativas y que estéticamente son tratados de con cuidado y mimo. Pero incorpora innovaciones, como la soldadura en lo que será el primer castillete levantado con esta técnica.

A mediados de la década de 1910 la Sociedad Metalúrgica Duro Felguera (SMDF), plenamente asentada ya en el negocio hullero decide afrontar la apertura de tres pozos verticales de extracción al lado de otras tantas explotaciones mineras de montaña. El primero será el Fondón, seguido de Sotón y el tercero había de ser María Luisa.

Sin embargo, en 1918, la compañía aplaza la instalación del Pozo María Luisa “hasta que las circunstancias sean más favorables y se logre el aumento de la población obrera”…fuese por el fin de la guerra en Europa y la crisis permanente que se instalará en las décadas siguientes, sea también por causas más complejas, lo cierto es que María Luisa no se terminará hasta 1943. Eso sí, cuando la Duro aborde este pozo lo hará, como casi siempre, aprendiendo del pasado y avanzando hacia el futuro.

El pozo se plantea, como ya hiciera en otras instalaciones, con una pantalla edificatoria de altísima calidad estética, cuyo tratamiento recuerda la propia fábrica de La Felguera y las primeras incursiones mineras, que aglutina todos los servicios del pozo, desde las oficinas, aseos, almacenes o maquinaria, reduciendo los desplazamientos por la plaza. Pero además, el castillete se levantará con una nueva técnica traída de Alemania, la soldadura, que inaugura una nueva era en estas construcciones mineras y que es, además, la primera estructura metálica soldada de España. Un castillete que quedaba envuelto de un moderno taller de clasificación de carbones que avanzando y mejorando el modelo del Sotón, aprovecha los desniveles del terreno en su favor.

Pero si por algo es famoso el pozo es por una canción y un accidente… El 14 de julio de 1949 se produce una explosión de grisú en la que 17 mineros pierden la vida. La canción “Santa Bárbara bendita” sería adaptada a partir de entonces para recordar esta tragedia, pasando a ser conocida como “En el Pozo María Luisa…”

En 1967, junto con el resto de la rama minera de la Duro, el Pozo María luisa pasaría a manos de la empresa estatal HUNOSA, que lo cerraría en 2016.

Casa de Máquinas

Zona de Embarque

Visión trasera del pozo